“Los riesgos para la salud física y psíquica de una niña con embarazo forzado son evidentes, dado que en la mayoría de los casos el embarazo se genera por violencia sexual, se deben considerar las consecuencias del abuso, de las posibles amenazas recibidas para no denunciarlo y del impacto de vivir un embarazo no deseado”.

CLADEM

 

Miles de niñas menores de 15 años en México se convierten en madres, aunque no estaban listas ni física ni psicológicamente para gestar y parir. ¿Cuáles son sus historias? ¿Por qué una niña de 11 años está embarazada? ¿Cómo es que una niña de 14 años hoy tiene cuatro hijos? ¿Por qué se permitió que esos embarazos llegaran a término cuando seguramente fueron producto de violencia sexual?

Lo que sabemos del embarazo infantil en México es tan poco, las cifras y las historias se suelen englobar en las del embarazo adolescente aún cuando las causas y consecuencias en la mayoría de los casos son distintas. No puede darse el mismo tratamiento a una niña embarazada a los 11 años, que a una adolescente a los 19, el impacto que la maternidad tendrá en su desarrollo físico y emocional cambiará el curso de su vida y su origen, en la mayoría de los casos, está relacionado con la violencia. Cuando una niña se convierte en madre, ya ha sido víctima de la vulneración de sus derechos en reiteradas ocasiones1.

Pero el fenómeno del embarazo infantil y la maternidad infantil forzada es un tema que apenas se toca. La información es escasa en comparación con la atención y el análisis del embarazo adolescente. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) recoge datos que provienen de las actas de nacimiento que nos permiten apenas un acercamiento a la magnitud del problema. En este registro hay 4 mil 462 niñas menores de 15 aaños que dieron a luz en el 2018, para 66 de ellas fue su segundo embarazo y una de ellas a sus 14 años dio a luz a su cuarto hijo.

Son niñas, niñas que no pueden ser tratadas como mujeres embarazadas, que requieren de un acompañamiento diferente y un protocolo de atención, en primer lugar, para detectar violencia sexual y, posteriormente, para dar un seguimiento y una atención personalizada dada su vulnerabilidad.

La Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016 para la atención de la mujer durante el embarazo, parto puerperio y de la persona recién nacida establece que: “Cuando se atienda a una mujer embarazada, de manera particular si es adolescente menor a 15 años, realizar la búsqueda intencionada de ejercicio de violencia sexual, familiar o de género (…)”. Sin embargo, esta indicación es insuficiente. La misma base de datos de natalidad del INEGI registra la edad del padre: en los nacimientos cuya edad de la madre es menor de 15, hay 33 padres que tienen más de 50 años; un 28% son mayores de 20 años, sólo un 42% de los padres son menores de 19 años y en el 30% de los casos la información ni siquiera está disponible.

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM) en su informe “Niñas Madres. Embarazo y maternidad infantil forzada en América Latina y el Caribe” urge a visibilizar y establecer políticas públicas que atiendan el embarazo infantil, denuncia que “obligar a una niña que no ha terminado de crecer a llevar a término un embarazo, ser madre y criar a un bebé debe ser considerado tortura o trato cruel, inhumano y degradante”2.

En el marco del Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes (DPEA) queremos hacer un llamado a mirar a las niñas, a detectar y castigar la violencia sexual que se ejerce contra ellas, pero también a la omisión, obstaculización y demora para que las niñas puedan ejercer su derecho a decidir.

* Cyntia Moncada, Matatena A. C.

 

1 Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), “Niñas Madres. Embarazo y maternidad infantil forzada en América Latina y el Caribe”, 2016, Paraguay.

2 Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), “Niñas Madres. Embarazo y maternidad infantil forzada en América Latina y el Caribe”, 2016, Paraguay.

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here