De abril para mayo, en plena escalada de contagios por COVID-19 y con las restricciones a la movilidad para tratar de contener la pandemia, fueron dadas de baja el 14% de las trabajadoras del hogar que estaban inscritas en la prueba piloto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Justo al cumplirse un año de iniciado el programa, por primera vez disminuyó el número de inscritas, en lugar de crecer. Pasaron de ser 21 mil 528 a 21 mil 133.

El IMSS entregó vía transparencia el desglose de su registro del avance del programa desde que arrancó en abril de 2019. Las altas se tramitan en un mes, para que la trabajadora tenga acceso a los servicios de seguridad social a partir del mes siguiente. Pero como el pago no es anual, como en la modalidad anterior de aseguramiento, sino que se tiene que renovar cada 30 días, constantemente hay “separaciones” de quienes ya no continuaron haciendo sus depósitos. Este dato unido al de las contrataciones mensuales da el total de aseguradas que suele reportar el organismo.

Lee: Dona un poco y dale un ‘Alivio solidario’ a las trabajadoras del hogar sin empleo

El desglose proporcionado muestra que febrero, justo antes de que empezara la escalada de casos constantes de COVID-19 en México, había sido el mes con más contrataciones: 4 mil 565. También fue el mes con menos separaciones en lo que va del año, mil 314.

Pero después de eso, las contrataciones bajaron a 3 mil 780 de marzo para abril y a 2 mil 584 de abril para mayo. En contraste, las separaciones subieron a mil 900 y luego se duplicaron a 2 mil 979.

Para atender la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria por COVID-19, el gobierno anunció créditos a la palabra para empleadas del hogar y trabajadores independientes. A finales de mayo informó que habían sido aprobados poco más de 5 mil créditos, de los que alrededor de la mitad fue para quienes se dedican a labores de limpieza. Pero para acceder a este beneficio, hay que ser de esas 21 mil que están afiliada mediante la prueba piloto.

Esa cifra todavía no llega a ser ni el 1% de los 2.3 millones de trabajadoras del hogar que hay en México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Anteriormente existía un esquema de registro de este tipo de empleadas ante el IMSS que tiene cerca de 3 mil 700 beneficiarias, pero solo brinda servicios de salud, y no seguridad social completa, con servicios como guarderías y ahorro para el retiro, que sí da el nuevo programa.

Está planteado que esta prueba piloto dure año y medio, en lo que se hacen ajustes a su funcionamiento, como las dificultades que implicaba para una trabajadora con varios empleadores pedirles que se pusieran de acuerdo o cobrarles ella sus aportaciones para luego depositarlas juntas, como documentó Animal Político en agosto pasado.

Dentro de seis meses se cumple el plazo para que la afiliación deje de ser voluntaria y se vuelva obligatoria, aunque desde el principio el IMSS reconoció que esto está sujeto a la viabilidad económica del programa, algo que también se está revisando con la prueba.

Las trabajadoras del hogar han sido uno de los grupos más vulnerables durante el confinamiento, ya que muchos empleadores les han suspendido el trabajo para evitar que salgan de sus casas, se trasladen y estén en contacto con la familia que las emplea, pero ni las han liquidado por despido ni les han seguido pagando su salario.

El Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) ha recibido más de 300 quejas durante la contingencia de trabajadoras a quienes no se les están respetando sus derechos laborales.

Por ello, la fundadora del CACEH, Marcelina Bautista, fue invitada el 26 de mayo pasado a la conferencia diaria del subsecretario de Salud Hugo López-Gatell para enviar un mensaje pidiendo a los empleadores estos pagos solidarios. Aunque no se anunció ninguna medida oficial o recurso legal al que pudieran recurrir en caso de no recibir su pago.

En una charla virtual organizada este miércoles por el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), Bautista reiteró la gran cantidad de quejas tanto por las que se quedaron sin empleo ni ingresos, como por las que son de planta y ahora se han quedado confinadas en su lugar de trabajo con cargas excesivas de horario y labores.

“Empezamos a recibir muchísimos despido, que las mandaban a ‘descansar’, porque así se les dicen, pero no es descanso, es una emergencia que estamos teniendo y las empleadoras y las trabajadoras al verlo como descanso pues no tiene pago”, lamentó.

Por ello, a través de la página www.aliviosolidario.mx han recaudado fondos para pagar 2 mil pesos cada uno de estos tres meses a quienes se quedaron sin nada, y hasta ahora han beneficiado a unas mil trabajadoras.

Así como no es lo mismo escuchar música en el celular que en los altavoces del auto, las vacunas sin adyuvantes no tienen el mismo efecto.

Se trata de substancias que, al unirse a la fórmula de las vacunas, tienen la capacidad de incrementar la respuesta del organismo humano al ser inoculado.

“Es un amplificador”, explica la doctora María Elena Bottazi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos.

“El adyuvante hace que (la vacuna) llegue a más lugares dentro del cuerpo y que obviamente atraiga a diferentes componentes del cuerpo humano y así eventualmente se activen las diferentes células inmunológicas”, añade.

De ahí que, como en otros casos, son un elemento importante para el desarrollo de las vacunas para tratar el covid-19, que ya ha dejado más de 700.000 muertos y 20 millones de contagios en el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Vladimir Putin anunció este martes que Rusia ya tiene una aprobada y registrada contra el coronavirus, la Sputnick V, y otros países avanzan a contrarreloj para crear las suyas.

Más de 160 estudios preclínicos están en marcha, pero menos de 10 en una fase avanzada hasta inicios de agosto, según la Organización Mundial de la Salud.

Las investigaciones médicas y las farmacéuticas que participan se enfrentan a un problema: el desarrollo de adyuvantes no ha sido tan prolífico en la industria mundial en los últimos años.

Y la falta de estas sustancias dificultaría que la vacuna pueda ser producida de forma masiva.

“Así como hemos escuchado mucho que tenemos que generar miles de millones de dosis de la vacuna, también tenemos que producir miles de millones de dosis de cada uno de los componentes. No solo es producir las proteínas, sino también con qué se van a combinar”, explica Bottazi.

La escasez de adyuvantes y otros elementos, desde las ampolletas hasta los birreactores, “puede retrasar las vacunas”, advirtieron desde mayo los especialistas Susan Athey, Michael Kremer, Christopher Snyder y Alex Tabarrok en una carta publicada en el diario The New York Times.

Las vacunas están compuestas por tres elementos básicos: el antígeno, los adyuvantes y los preservantes.

Una vez que la dosis ingresa al cuerpo, causa una reacción del sistema inmunitario, que intenta proteger al resto del cuerpo enviando glóbulos blancos que producen anticuerpos para contener la infección.

Así, cuando un virus intenta de nuevo ingresar por cuenta propia al organismo, los anticuerpos saben cómo actuar en su contra y eliminarlo.

En este proceso los adyuvantes tienen dos propósitos, “amplificar la señal y al mismo tiempo guiar la para que atraiga la respuesta correcta, a las células correctas”, señala Bottazi.

“Si no se quiere que la vacuna se disemine muy rápido, sino que llegue a las células que la necesiten, entonces se necesita tiempo y eso es lo que llamamos el efecto depot, que se deposita en un lugar y da tiempo a que se disemine la información”, añade.

Los adyuvantes por sí mismos no tienen ningún efecto; es decir, son inertes.

“Es como si se tiene un parlante pero no se le pone música. Se acoplan a lo que se quiera diseminar, en este caso el componente específico de la vacuna”, explica la especialista.

Una vacuna contra el coronavirus es probable que tenga menos efecto en las personas mayores, porque sus sistemas inmunológicos no responden tan bien a la inmunización.

Así se en la vacuna contra la gripe.

Es posible superarlo administrando múltiples dosis, pero otra solución es usar adyuvantes que estimulan el sistema inmunológico.

Durante prácticamente todo el siglo XX hubo un adyuvante que se empleó prácticamente en todas las implementaciones de vacunas: las sales de aluminio, también conocidas como alumbre).

Sigue siendo el adyuvante más conocido y uno de los más fabricados hasta la fecha.

A finales de la década de 1990 fue que las farmacéuticas empezaron a desarrollar otras alternativas.

Como ocurrió con otros medicamentos patentados, esos adyuvantes fueron asegurados en registros de propiedad privada.

“Al ser de propiedad intelectual privada, no se sabe mucho sobre qué son exactamente, tienen una formulación que no es genérica y no conocemos su costo“, señala Botazzi como uno de los problemas de la actual carrera por la vacuna del covid-19.

“Si los adyuvantes son experimentales, de propiedad intelectual privada o de alto costo, va a ser difícil que sean accesibles para los países de bajos recursos“, añade.

Además, si se desarollan adyuvantes nuevos, estos deberán ser probados y certificados por las autoridades médicas, un inconveniente en una situación que exige urgencia, como la pandemia actual.

Eduardo Ortega-Barria, vicepresidente y director de investigación clínica para Latinoamérica de la firma británica GSK -uno de los mayores fabricantes de adyuvantes del mundo- explica el que el tiempo usualpara obtener una vacuna es de 10 años.

“En la historia la que más rápido se ha licenciado es la vacuna contra las paperas, que se demoró cerca de cinco años, pero con el coronavirus estamos intentando hacerlo entre 12 y 18 meses“, le dijo a la agencia EFE.

Visita nuestra cobertura especial

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here