En México diariamente mueren 3.6 niñas, niños y adolescentes a consecuencia de la violencia, mientras que entre 30 y 35 mil menores de edad son reclutados de manera forzada por el crimen organizado.

Para el director ejecutivo de la Red de los Derechos de la Infancia en México (REDIM), Juan Martín Pérez García, estas cifras reflejan el olvido y la violencia que han enfrentado la infancia y adolescencia durante el primer año del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En la presentación del Balance Anual REDIM 2019, sobre la infancia en México, el director de REDIM acusó que en el primer año de gobierno la agenda de la infancia no solo dejó de atenderse, sino que los menores fueron el sector que quedó en mayor desventaja por los recortes presupuestales que se aplicaron, mismo que impactaron particularmente a las y los niños más pobres. 

Juan Martín Pérez García señaló que aunque la violencia ha sido la marca de este gobierno y la infancia no tuvo la “centralidad” prometida por el presidente, aún hay oportunidad para enmendar el camino. 

De acuerdo con el Balance Anual de REDIM, además de las muertes por violencia, entre enero de 2015 y julio de 2019, se registraron 3 mil 97 feminicidios en todo el país, entre los cuales 317 de las víctimas tenían entre 0 y 17 años. Es decir, uno de cada 10 feminicidios afecta a niñas y adolescentes.

Pérez García refirió que, en materia de trata y feminicidios, organizaciones que trabajan esos temas han señalado que el Estado de México registra un problema más grave que en el estado de Chihuahua, al acumular el 25% de todos los casos de desaparición de mujeres adolescentes.

Sobre el registro de homicidios infantiles diarios, comentó que hubo una reconfiguración de la violencia, ya que en 2012 Guerrero y los estados fronterizos del norte tenían los mayores índices de violencia y para 2018, Chihuahua alcanzó la mayor tasa de homicidios.

Sin embargo con el paso del tiempo la violencia se desplazó hacia el centro y occidente del país convirtiendo a Guanajuato en la entidad con mayor número de homicidios para la población de 0 a 17 años.

Sobre el incremento del reclutamiento forzado de adolescentes por parte del crimen organizado, el informe de REDIM indica que en 2019 se registraron entre 30 y 35 mil casos. Según la Red, una prueba de la proliferación de estos casos fueron los videos publicados hace algunos meses donde aparecen niños pequeños portando armas largas, con indumentaria militar, amenazando a líderes de carteles de la droga.

Otro caso mediático fue la presunta ejecución extrajudicial del adolescente conocido como “Juanito Pistolas”, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, un caso que mostró lo que REDIM ha documentado desde hace una década.

Ante este contexto, en 2011 y en 2015, el Comité de Derechos del Niño de la ONU recomendó al Estado Mexicano revisar la estrategia de seguridad para millones de niñas, niños y adolescentes, así como reconocer el reclutamiento forzado que realizan grupos criminales y fuerzas de seguridad mexicanas, sin que hasta el momento esto sea atendido.

Según el informe, los niños y adolescentes reclutados “son usados como informantes de las fuerzas armadas o grupos armados, estos últimos lo involucran en prácticas militares, procesamiento de sustancias, comisión de delitos de alto impacto como homicidios, mutilaciones y desapariciones”.

Además de las obligaciones impuestas, los menores “son sometidos a abusos y explotación, sufren lesiones o incluso mueren como resultado del reclutamiento forzado”.

Hasta el momento se desconoce el número de niñas, niños jóvenes que han sido reclutados por grupos delictivos. Según el informe, el pasado 30 de abril en la sesión ordinaria del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) se reconoció la existencia del reclutamiento forzado y se comprometieron a desarrollar un programa de atención, sin que hasta el momento exista cumplimiento, añade el texto.

El informe concluye que al ser menores de edad, las niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia ven limitado el ejercicio pleno de sus derechos y a menudo suelen tener “graves consecuencias físicas y emocionales”.

Diohema Anlleu, integrante del Consejo Directivo REDIM, señaló que desde la Red “seguiremos gestando alternativas para que la voz de los 40 millones de niñas, niños y adolescentes se escuche en todo el país”.

“2019 cerró como un escenario muy complicado para la infancia y adolescencia en México, en un contexto entre la invisibilidad y la violencia. Desde REDIM seguiremos gestando alternativas para que la voz de los 40 millones de niñas, niños y adolescentes se escuche en todo el país” pic.twitter.com/bmqeuluPSS

— Derechos Infancia (@derechoinfancia) January 6, 2020

Con información de Notimex.

Imagínate que toda la energía de ocho soles es liberada de inmediato.

Así fue la onda gravitacional que surgió tras la fusión dos agujeros negros, la más potente jamás observada.

La señal dejada por este evento viajó unos 7,000 millones de años para llegar a la Tierra, pero todavía fue lo suficientemente potente como para hacer que detectores láser en EE.UU. e Italia la sintieran en mayo del año pasado.

Según investigadores, la colisión de estos agujeros negros produjo una entidad con una masa 142 veces mayor que la de nuestro Sol.

Su magnitud es considerable. La ciencia ha rastreado durante mucho tiempo la presencia de agujeros negros en el cielo que han sido un poco más pequeños o incluso más grandes. Pero este nuevo hallazgo estrena una nueva clase de agujeros negros de tamaño intermedio que están en el rango de entre 100 y 1,000 masas solares.

Se trata de un análisis realizado por LIGO, de EE.UU., y Virgo, de Italia, una colaboración internacional que opera tres sistemas de detección de ondas gravitacionales súper sensibles en Estados Unidos y Europa.

Los interferómetros láser de LIGO y Virgo “escuchan” las vibraciones del espacio-tiempo que son generadas por eventos cósmicos verdaderamente cataclísmicos, y el 21 de mayo de 2019 se activaron por una señal aguda que duró solo una décima de segundo.

Los algoritmos informáticos determinaron que la fuente de la señal fueron los momentos finales de dos agujeros negros que estaban en espiral, uno con una masa 66 veces mayor que la del Sol y el otro 85 más grande.

La distancia de esta fusión fue estimada en el equivalente a 150,000 millones de billones de kilómetros.

“Es increíble, de verdad”, dijo el profesor Nelson Christensen, del Observatorio de Côte d’Azur, en Francia.

“Esta señal se propagó durante siete mil millones de años. Así que este evento ocurrió justo a mitad de la creación del Universo, y es ahora que movió mecánicamente nuestros detectores aquí en la Tierra”, le explicó a la BBC.

La implicación de un cuerpo que mide 85 masas solares en la colisión ha hecho que los científicos mantengan la guardia porque la comprensión que tienen de cómo se forman los agujeros negros a partir de la muerte de una estrella no explica que algo de esta escala pueda suceder.

Al agotar su combustible nuclear, las estrellas experimentan un colapso del núcleo que da paso a la creación de un agujero negro, pero solo si son lo suficientemente grandes.

Pero la física que se supone que opera dentro de las estrellas sugiere que la producción de agujeros negros con el rango de masa de entre 65 y 120 masas solares es imposible.

Las estrellas moribundas que podrían producir tales entidades en realidad se desgarran y no dejan nada atrás.

Si la ciencia es correcta en este punto, entonces la explicación más probable de la existencia de un objeto de 85 masas solares es que sea el resultado de una unión de agujeros negros incluso anterior.

Y esto, según el profesor Martin Hendry, de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido, tiene implicaciones sobre la evolución del Universo.

“Estamos hablando aquí de una jerarquía de fusiones, una posible vía para hacer agujeros negros cada vez más grandes”, explicó.

“Entonces, ¿quién sabe? Este agujero negro de 142 masas solares puede haberse fusionado con otros agujeros negros gigantescos, como parte de un proceso de acumulación que llega a formar agujeros negros supermasivos que se cree que están en el corazón de las galaxias”.

La colaboración entre LIGO y Virgo reportó sobre el evento del 21 de mayo de 2019 (catalogado como GW190521) en dos artículos académicos.

Uno está en la revista Physical Review Letters y describe el hallazgo. El segundo se puede encontrar en The Astrophysical Journal Letters y analiza las propiedades físicas de la señal y las implicaciones científicas.

El GW190521 es uno de los más de 50 activadores de ondas gravitacionales que se están investigando actualmente en los laboratorios de láser.

El ritmo de la investigación ha aumentado rápidamente desde que la colaboración detectó las primeras ondas gravitacionales, que les hizo ganar un Premio Nobel en 2015.

“Estamos aumentando la sensibilidad de los detectores y, sí, podríamos terminar detectando más de uno (agujero negro) cada día. ¡Vamos a tener una lluvia de agujeros negros!”, le dijo a la BBC la profesora Alessandra Buonanno, directora del Instituto Max Planck de Física Gravitacional en Potsdam (Alemania).

“Esto es hermoso porque aprenderemos mucho más sobre ellos”.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

https://www.youtube.com/watch?v=vGFBBkfuOZk&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=20&t=0s

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here