Con el objetivo de mapear la pobreza dentro de los municipios del país, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) desarrolló una plataforma para consultar información de las regiones urbanas con mayor rezago. 

El objetivo, según el organismo, es identificar las áreas de mayor pobreza, con más de 15 mil habitantes, “con el fin de apoyar a la toma de decisiones en materia de política para el desarrollo social y el bienestar”. 

Que 25 millones de mexicanos superen la pobreza, meta del gobierno para 2024

La plataforma (que puedes consultar aquí) muestra mapas municipales, en los que se representa el rango de pobreza y de pobreza extrema; bases de datos; documentos técnicos, así como un archivo que permitirá la visualización geográfica de la zona delimitada mediante el programa Google Earth.

¿Ya conoces la información de pobreza urbana desde un enfoque geoespacial?

El objetivo es identificar áreas de mayor pobreza al interior de los municipios para apoyar la toma de decisiones en materia desarrollo social.

¡Aquí puedes consultarla! https://t.co/DJuJoqg7m2 pic.twitter.com/awwjOSgOJW

— CONEVAL (@coneval) 24 de junio de 2019

Para el Consejo, se desagregó información más detallada por la diversidad que existe en las condiciones de vida de la población al interior de los municipios. 

México superaría la pobreza hasta 2035, estima la Cepal; es uno de los 18 con más desigualdad en América Latina

Como ejemplo, el Coneval mostró la información de los cinco municipios con mayor población, y el rango de porcentaje de pobreza, de acuerdo con información recabada en 2015: Iztapalapa, Ciudad de México; Ecatepec; Estado de México; Puebla, Puebla; Tijuana, Baja California y León, Guanajuato.

Uno de los retos en áreas urbanas es identificar territorialmente a población en desventaja para fortalecer apoyos sociales e igualar oportunidades. Esta herramienta del @coneval facilita esa tarea https://t.co/RyAwANvyQs pic.twitter.com/nVnEl9GC1K

— Gonzalo Hdz. Licona (@GHLicona) 25 de junio de 2019

“A partir de la información de pobreza municipal de 2015, los datos se clasificaron en rangos, según el porcentaje de pobreza y pobreza extrema, de cada AGEB (Área Geoestadística Básica) ubicada en las localidades urbanas de los municipios con 15 mil habitantes o más, incluso aquellas que no fueron visitadas por la Encuesta Intercensal 2015. En esos municipios habita el 94% de la población y nueve de cada diez personas en situación de pobreza”, explica el Consejo. 

Leer: Más de un millón de menores de edad no pueden ir a la escuela por pobreza: Coneval

Perder la facultad de oler y degustar son dos síntomas asociados a la COVID-19.

Mientras muchos han recuperado sus sentidos, otros sufren un fenómeno llamado parosmia en el que tienen los sabores y olores distorsionados.

Para Kate McHenry, el agua de la pila deja un hedor horrible. Eso, junto a otro desagradable olor que destila al ducharse, significa que incluso el aseo se ha convertido en algo que debe enfrentar.

“Mi champú favorito tiene ahora el olor más asqueroso del mundo”, dijo McHenry.

Tras caer levemente enferma en marzo, esta inglesa de 37 años fue incapaz de oler algo durante cuatro semanas. Su sentido regresó poco a poco, pero a mediados de junio las cosas “empezaron a oler muy raras” y fueron reemplazadas por un “hedor químico horrible”.

Este hecho ha cambiado la vida de McHenry. Ha perdido peso, tiene ansiedad y añora el placer de comer, beber y socializar. Su problema es tan fuerte que este hedor le desborda incluso en lugares donde simplemente se cocina comida.

Le aterra pensar que ha perdido el sentido de olfato para siempre.

Kate se siente culpable cuando su pareja le pregunta qué le apetece comer.

“Me encanta las buenas comidas, salir a restaurantes y beber con amigos, pero todo eso se ha ido. La carne me sabe a gasolina y el prosecco a manzana podrida. Si mi novio Craig se come un curry el olor es horrible. Le sale de sus poros y es difícil estar cerca de él”.

“Me entristezco cuando cocino en las tardes. Craig me pregunta qué quiero comer y me siento mal porque no hay nada que me apetezca. Sé que todo tendrá un sabor horrendo. Me asusta quedarme así para siempre”.

Las personas con covid-19 pueden perder su sentido del olfato porque el virus daña los nervios terminales de sus narices.

La parosmia puede producirse cuando esos nervios se regeneran y el cerebro es incapaz de identificar debidamente el olor real de algo.

Esta condición está habitualmente vinculada a los resfriados comunes, la sinusitis y las lesiones en la cabeza. Los que los sufren describen oler a quemado, humo de cigarro o carne podrida. En algunos casos el olor es tan fuerte que induce al vómito.

Aunque los profesionales reconocen que la parosmia es un signo de recuperación del olfato, para algunas personas puede tardar años en pasar.

Para Pasquale Hester, también de Inglaterra, la pasta de dientes es uno de sus peores enemigos.

El gusto químico que desprende le produce tantas arcadas que ha empezado a lavarse los dientes con sal, que sabe normal para ella.

Como muchos otros afectados por coronavirus, pasaron semanas hasta que mejoró su sentido del olfato. Pero entonces comió curry por su cumpleaños en junio y se dio cuenta de lo distorsionado que estaba su gusto.

“Escupí la comida porque sabía a pintura. Algunas cosas se toleran mejor. El café, el ajo y la cebolla son lo peor. Puedo comer judías verdes y queso. Lo que me está pasando me afecta. No se lo desearía ni al peor enemigo”, dice Hester.

Brooke Jones empezó con síntomas en abril y dio positivo por covid-19 una semana más tarde. Describe casi todo lo que huele como “carne podrida con algo sacado de una granja”.

Esta estudiante de 20 años hizo una lista de comida que puede tolerar: gofres tostados, pepino y tomate. Lo demás le disgusta.

“Trato de imaginarme el sabor de las cosas. Si como comida china, incluso si no sabe tan bien, me convenzo de que en realidad no está tan mal”.

Se desconoce el número de infectados por covid que han tenido parosmia, pero se estima que cientos de miles han perdido el olfato o gusto de forma temporal.

La profesora Claire Hopkis, presidenta de la Sociedad Rinológica Británica, advierte que hay una “creencia incorrecta generalizada” de que la pérdida de olfato por el virus es a corto plazo”.

“Sí, hay una gran probabilidad de recuperación, pero también muchas personas que perderán este sentido por un período largo de tiempo y ese impacto se está infravalorando“, agrega la especialista.

El olfato juega un rol importante en la memoria, el estado de ánimo y las emociones. Aquellos que sufren alguna disfunción se sienten recluidos.

“Cuando intento explicarlo, algunos piensan que es gracioso. Sé que las secuelas del coronavirus pudieron ser mucho peores, pero me afecta y asusta que nadie es capaz de confirmar si mejorará”, confiesa Jones.

Visita nuestra cobertura especial

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here