Quedan a deber

Buenos Aires, Argentina.

En el 0-0 de Estados Unidos en su visita a Gales, lo más positivo fue el promedio de edad del representativo americano, de 21 años. 

Los estadounidenses apuntan a trascender en la Copa del Mundo 2026, en la que organizarán 60 de los 80 partidos. Por eso pusieron a prueba a gran parte de su nueva generación: 10 de los titulares juegan en clubes europeos. 

Las promesas quedaron a deber. Fue un partido más físico que técnico. Giovanni Reyna, el juvenil del Dortmund, rara vez tuvo contacto con la pelota por el sector derecho, aquel por el que se incorporaba el lateral del Barcelona, Sergiño Dest. La mejor incorporación de Reyna fue al 50´, con un gran centro a Konrad de la Fuente, cuyo remate pegó en el brazo Connor Roberts y, de acuerdo con la nueva regla, eso ya no se considera penal. 

La oportunidad más clara ni siquiera fue tejida por los americanos. Una mala salida en la defensa de Gales provocó el mano a mano de Konrad de la Fuente (también del Barcelona), aunque el delantero voló la pelota, al borde del área chica. 

La opción más clara del cuadro europeo llegó en el segundo tiempo, en un mano a mano en el que Brennan Johnson fue superado por el guardameta Steffen. En la primera mitad, la única acción de peligro fue el tiro de media distancia de Harry Wilson, directo a la ubicación del guardameta Zack Steffen. 

El técnico de Estados Unidos, Gregg Berhalter, ha sido sumamente criticado por no sacarle provecho a una talentosa generación. El duelo de este jueves en el Liberty Stadium fue una muestra de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID