La ONU pide al Gobierno de México que proteja a las mujeres y no ataque a las que se manifiestan contra la violencia

Siete expertas en Derechos Humanos han instado este viernes al Gobierno de México a “proteger, y no atacar, a las mujeres” que se manifiestan pacíficamente contra la violencia en el país. El equipo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha condenado la brutal represión de la policía de Cancún que abrió fuego contra una manifestación feminista y que se saldó con dos periodistas con heridas de bala. “No hay nada más irónico e indignante que el reciente espectáculo de la policía atacando a las mujeres que protestaban contra la violencia y la muerte que las mujeres enfrentan todos los días en México”, han señalado las expertas en el comunicado. Los manifestantes han denunciado que las autoridades agredieron sexualmente a algunas mujeres durante la marcha.

Las relatoras especiales para la ONU han recalcado que ahora más que nunca “es vital que las autoridades mexicanas respeten y protejan el derecho de reunión pacífica, mientras lo respaldan públicamente”. Sin embargo, han señalado que la amenaza de acoso sexual, violencia y arresto que sufren las mujeres empeora durante las manifestaciones. En México, mueren 10 mujeres al día en feminicidios que generalmente quedan impunes. Los desalojos de las protestas feministas que piden justicia han levantado críticas contra la administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 10 de noviembre se reunieron alrededor de 2.000 personas en Cancún, una de las ciudades más turísticas del sureño Estado de Quintana Roo. El grupo se manifestaba por el feminicidio de Bianca Alejandrina Alexis, una joven de 20 años que había desaparecido y cuyo cadáver se encontró con signos de tortura pocos días después. La protesta llegó hasta el centro de la ciudad, donde algunos manifestantes hicieron pintas en el exterior del palacio municipal. La policía local disolvió a tiros la marcha con municiones reales. Los uniformados encapuchados, con chalecos antibalas y armas largas irrumpieron repentinamente disparando en la plaza central a pocos metros de los manifestantes. Al menos dos periodistas que cubrían las protestas resultaron heridas de bala. Roberto Becerril, de La Verdad, recibió un impacto en el hombro y a Cecilia Solís, de Radio Turquesa, una bala le dio en el pie. En consecuencia, el secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, terminó por dimitir al día siguiente. 

La ONU ha condenado la actuación policial y ha recordado que las autoridades deben usar la fuerza siempre como último recurso, con proporcionalidad y sin armas letales. “La violencia no puede utilizarse en absoluto para reprimir a las mujeres que solo quieren vivir una vida libre de violencia y que protestan contra el feminicidio, la forma más letal de violencia contra las mujeres y que exigen justicia por las víctimas”, han subrayado las expertas. Ante las denuncias de agresiones sexuales de la policía hacia manifestantes, las expertas han pedido que se adopten medidas concretas para luchar contra la cultura del machismo dentro de las instituciones. “Por encima de todo, debe haber responsabilidad por la forma en que agentes de policía tratan a las mujeres manifestantes y a las defensoras de derechos humanos, que desempeñan un papel crucial en la promoción del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”, han sentenciado.

El equipo de la ONU ya había comunicado al Gobierno en junio su “preocupación por la intimidación y las amenazas contra quienes promueven los derechos de las mujeres” por las amenazas que sufren las defensoras de los derechos humanos en México. El llamado de atención de la ONU llega en la víspera del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID