¡Fascinantes! y en la TV

Ciudad de México.

CARMEL: ¿QUIÉN MATÓ A MARÍA MARTA?

Argentina, 2002. En el exclusivo y cerrado barrio de Carmel, en Pilar, provincia de Buenos Aires, un domingo por la tarde encontraron muerta en su casa a María Marta García Belsunce.

Todo parecía indicar que se trataba de un desafortunado accidente en el baño, pero la autopsia reveló detalles que lo convirtieron en uno de los casos criminales más notorios de la historia reciente de ese País.

Carmel: ¿Quién Mató a María Marta? propone una detallada revisión documental del caso en cuatro episodios.

Y el resultado es fascinante. Utilizando entrevistas actuales y de la época de las investigaciones, fragmentos de programas de TV e imágenes de los juicios, el director Alejandro Hartmann construye un relato sobre una complicada red de sucesos que impidieron que la verdad pudiese ser encontrada y que pone en evidencia la opacidad del sistema judicial.

La manera en que está planteado el discurso del documental, como un thriller, pone sobre la mesa más interrogantes que respuestas, pero el desarrollo es tan apasionante que provoca que el espectador quiera agotar en una sola jornada los 349 minutos que dura en total (y que se pasan sin sentir).

Carmel: ¿Quién Mató a María Marta? es imperdible para los fans del género policiaco-criminal. 

REENCUENTRO

Cuenta la historia de una mujer en crisis, ya que su madre adoptiva muere, su marido la abandona y su verdadera madre aparece de la nada buscando una relación con ella. Para complicar más las cosas, la mujer se involucra sentimentalmente con el padre de uno de sus alumnos, ya que es maestra en una escuela. Helen Hunt, que protagoniza y dirige la cinta, se hace rodear de un elenco talentoso que incluye a la divertida Bette Midler como su madre biológica, quien es una personalidad de televisión, y Matthew Broderick y Colin Firth como su esposo y nuevo galán respectivamente. La historia es muy humana, y los personajes muy complejos, cortesía de un guión coescrito por Hunt y adaptado de la novela de Elinor Lipman. Es un drama sobre encontrarse a uno mismo, y sobre la fragilidad de las relaciones humanas.

EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS

Lo que hace que una comedia romántica funcione no siempre es la historia. De hecho, todas se parecen. Lo que las hace únicas es la química que exista entre la pareja protagónica. 

     En este caso se trata de un remake de la cinta ¡Qué Pena tu Boda! (Chile, 2011) que trata de los encuentros y desencuentros en una pareja próxima a contraer matrimonio y que se van descubriendo a sí mismos y uno al otro durante el proceso. Las situaciones son simpáticas, el ritmo narrativo es perfecto para el género, el elenco es bueno y su nivel de calidad es uniforme sin importar el tamaño del personaje y la producción en general está muy bien lograda. Sus protagonistas merecen mención aparte: Zuria Vega y Alberto Guerra, aparte de ser marido y mujer en la vida real, tienen una impresionante química en pantalla y, además, son lo suficientemente buenos como para ofrecer personajes tridimensionales que trascienden el género sin traicionarlo. En pocas palabras, es divertida y entrañable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID