Doctorado en Ciencias del Comportamiento busca consolidación internacional

08/10/2020, Xalapa, Ver.- Desde hace 10 años, el Doctorado en Ciencia del Comportamiento (DCC) de la Universidad Veracruzana (UV) ha centrado sus esfuerzos formativos en el desarrollo de cuadros de investigadores orientados a la comprensión y estudio del comportamiento animal y humano, desde procesos básicos, interacciones interindividuales, extensiones aplicadas a problemas socialmente relevantes, análisis conceptual y filosófico vinculado con la ciencia del comportamiento. 

El posgrado está adscrito al Centro de Estudios e Investigaciones en Conocimiento y Aprendizaje Humano (CEICAH) y avalado por el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el nivel de “consolidado”, por un periodo de cinco años, a partir de 2016 y hasta 2021. 

Alejandro León Maldonado, quien el pasado 1 de septiembre recibió el nombramiento como coordinador del DCC, dio a conocer que este programa se enfoca estrictamente en el estudio y desarrollo de la ciencia del comportamiento, sus relaciones inter y multidisciplinares, lo que lo convierte en uno de los dos principales a nivel nacional, pero también con prestigio y reconocimiento internacional, pues ha atraído a doctorantes de Colombia, Brasil y Perú. 

Comentó que en el país, únicamente la UV y la Universidad de Guadalajara ofrecen el grado de Doctor en Ciencias del Comportamiento, y aunque la Universidad Nacional Autónoma de México tiene una opción terminal afín, su grado es de Doctor en Psicología. 

Si bien la primera generación del posgrado ingresó en 2010, es importante mencionar que su consolidación obedece a toda una tradición en ciencia del comportamiento, misma que se remonta a más de cinco décadas atrás; es decir, es resultado y, a la vez, parte de la evolución histórica de la psicología experimental y la ciencia del comportamiento en nuestro país.  

Es un posgrado que avanza a partir del legado muchos proyectos institucionales de sus pilares históricos, entre los que destaca Emilio Ribes Iñesta, fundador del CEICAH y Doctor Honoris Causa por la UV.

León Maldonado, quien también coordina el Laboratorio de Psicología Comparada en donde realiza investigación sobre sistemas conductuales y procesos psicológicos en organismos de diferentes especies, resaltó la fortaleza de su núcleo académico básico (NAB), cuyas Líneas de Generación y Aplicación del Conocimiento (LGAC) son: procesos básicos del comportamiento humano; de desarrollo psicológico e individuación; conductuales en educación; interacciones interpersonales y relaciones sociales; conocimiento, lenguaje y comportamiento; y sistemas de cálculo y de representación del comportamiento. 

“Es un posgrado muy amplio en cuanto a las LGAC, y heterogéneo con relación al tipo de fenómenos estudiados; sin embargo, estos fenómenos se estudian y analizan desde una perspectiva conceptual y metodológica que pretende ser consistente y homogénea. Ese es uno de los sellos distintivos de nuestro programa.” 

Entre los retos a cumplir, mencionó el fortalecimiento de la vinculación nacional e internacional del posgrado, incremento en la producción académica de artículos científicos en revistas de circulación a nivel mundialasí como de la movilidad académica, tanto de doctorantes como de los integrantes del NAB. 

“Tenemos muy claro los criterios que debemos cubrir, así como las acciones que llevaremos a cabo para elevar la calidad del posgrado y continuar colocándolo como un referente internacional.” 

Respecto a la designación de su nuevo cargo, el investigador se mostró orgulloso, pero a la vez comprometido con la UV, con el posgrado, con la disciplina y la comunidad. “Mi principal propósito es articular esfuerzos y voluntades a favor del desarrollo del posgrado, del NAB, de los doctorandos y sobre todo de la ciencia del comportamiento”, enfatizó. 

Expresó que el reto institucional inmediato es la evaluación del PNPC, para lo cual se tienen claros todos los indicadores y se espera un buen resultado. A mediano plazo, buscará perfilarlo como un doctorado de competencia internacional.

Otro reto tiene que ver con catalizar la dinámica propia del posgrado como práctica de una comunidad científica viva: alentar el diálogo, la discusión crítica, racional, argumentada, así como el desarrollo de nuevos métodos, paradigmas, y la vinculación con otros laboratorios y posgrados. 

Puntualizó que este programa se caracteriza además por el desarrollo de investigación de frontera que coadyuva a la evolución de la ciencia del comportamiento como disciplina. Asimismo, de sus LGAC emergen innovaciones tecnológicas a favor de la ciencia, ejemplo de ello es la implementación de nuevos aparatos para experimentación del comportamiento, métodos tanto para el análisis del comportamiento animal como humano, y software para el registro y análisis del comportamiento. 

Por esta razón, también se cuenta con publicaciones en las revistas más prestigiosas de la disciplina, tanto nacionales como internacionales.  

Informó que en cada generación son admitidos entre dos y cinco estudiantes, aunque se tiene capacidad para aceptar a 10 el proceso de admisión es muy riguroso. En virtud de ello, hizo una invitación a los interesados en formarse en esta disciplina a estar atentos de la convocatoria de la Dirección General de Estudios de Posgrados. 

Generalmente, dijo, los estudiantes provienen de psicología y áreas afines como: biología, etología y antropología, pero también es un posgrado en el que el perfil de inteligencia artificial o matemáticas puede ser pertinente, pues se requiere de su participación en la caracterización y modelado matemático de fenómenos conductuales. 

En este sentido, resaltó el trabajo colaborativo que el DCC mantiene con especialistas de otros posgrados e institutos de la UV en cuanto al desarrollo y registro tecnológico, entre ellos: Facultad de Matemáticas, Laboratorio Nacional de Informática Avanzada, Instituto de Biotecnología y Ecología Aplicada e Instituto de Neuroetología.

“Es un posgrado dinámico y vivo en cuanto a sus relaciones multi e interdisciplinarias. 

Los egresados pueden optar por la investigación, la docencia y o la formación de recursos humanos, de cuadros de otros investigadores en ciencia del comportamiento. 

También, son capaces de realizar esquemas comprensivos de la dinámica del comportamiento humano o no humano, tanto en contextos de investigación básica como en escenarios naturales donde los análisis se realizan con propósitos distintos de cara a incidir o coadyuvar en un asunto de relevancia social. 

Además, en ámbitos diversos como procesos conductuales en educación, educación especial, diseño de espacios abiertos, y de ambientes humanos y no humanos. 

“Pueden incursionar como investigadores, docentes, consultores, y desarrolladores de tecnología conductual en todos los escenarios donde el comportamiento individual juegue un papel importante, o desarrolladores de tecnología conductual.” 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID