Covid-19: Dispositivo esteriliza cubrebocas y mata virus ocultos en él

Un científico estadounidense diseñó un desinfectante para cubrebocas que es capaz de eliminar, en menos de un minuto, los patógenos que pudieran acumularse tanto en su interior como en el exterior.

El doctor Patrick Grant, de la Universidad de Florida (UCF), se percató del aumento significativo de las mascarillas para evitar el contagio del Covid-19, además de que “las personas sólo tienen acceso a un suministro limitado de mascarillas y, a menudo, no tienen la opción de desecharlas después de un sólo uso”.

Esta situación, aseguró el doctor en ciencias biomédicas, implica un problema para la salud de las personas, ya que en el cubrebocas se acumulan bacterias, polvo, levaduras, esporas de moho y virus de todo tipo, capaces de mantenerse vivos en su superficie.

“Aquellos que usan mascarillas de tela pueden desinfectarlas lavándolas, pero el proceso de lavado y secado a menudo requiere demasiado tiempo para sostener el lavado después de cada uso. Además, el lavado no es una opción para quienes usan máscaras de grado médico”, expuso el investigador. 

Por ello, el profesor asociado de la Facultad de Medicina de la UCF creó un dispositivo portátil basado en innovaciones en esterilización ultravioleta (UV-C), apto para desinfectar las mascarillas y otras cubiertas faciales.

El “dispositivo portátil para colgar en rack”, como fue dado a conocer por Grant, fue diseñado como una cámara cerrada, el cual será fabricada en dos formas: como un recipiente de plástico con asa y como un compartimento de acero inoxidable.

Las herramientas a las que recurrió fue una rejilla para colgar, así como de una fuente de luz ultravioleta-C (UV-C), colocados dentro de dos tipos de cámaras cerradas. Este dispositivo permite esterilizar hasta seis cubrebocas de manera simultánea y rápida.

“Cuando la radiación UV-C entra en contacto con la máscara, la superficie de la máscara se desinfecta ya que la radiación desactiva los componentes biológicos de los patógenos” explicó Grant.

El científico agregó que la colocación de las mascarillas fue estratégica, pues al posicionarlas verticalmente en la rejilla interna evita que la luz ultravioleta dañe la piel y los ojos de un usuario.

La eficacia de esta invención fue probada en contra de varios microorganismos, como la E-coli que es altamente contagiosa, eliminándola con el dispositivo tras aproximadamente un minuto. 

Grant expuso que este dispositivo, pensado especialmente para el uso de las personas en su vida cotidiana, las protege de cualquier efecto secundario a diferencia de los aerosoles desinfectantes, que podrían causar irritación de la piel o dañar las fibras de la máscara. 

Otros de los dispositivos de tratamiento UV-C disponibles comercialmente son demasiado grandes para el uso doméstico: “Que no sólo son costosos, sino que también producen ozono, lo que da como resultado un olor desagradable”. 

“Cuando esté completamente desarrollado, este aparato desinfectará eficazmente máscaras y otros objetos como llaves y teléfonos inteligentes de una manera segura, asequible, sin olores y adecuada para el uso doméstico”, aseguró Grant sobre su creación que estima tendrá un costo menor a los 100 dólares, lo que equivale a un aproximado de 2 mil 30 pesos mexicanos. 

“Proporcionará ahorros de costos por una vida útil prolongada de las máscaras y por ahorros potenciales al reducir las infecciones prevenibles”, ahondó. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID