Con cuentas pendientes

Ciudad de México

Jesús Martínez y Alejandro Irarragorri tienen otro motivo para alimentar el fuego de su intensa rivalidad. Grupo Pachuca y Grupo Orlegi, dos facciones que se han dado con todo en épocas recientes con tal de defender sus ideas sobre el futbol mexicano.

Si bien los momentos más álgidos de la rivalidad entre Martínez Patiño e Irarragorri se han dado fuera del terreno de juego, este fin de semana Tuzos y Guerreros tendrán la posibilidad de echar de la contienda a su rival y regalarles un momento dulce a sus respectivos patrones antes de afrontar la Liguilla, donde ninguno pinta como favorito.

La animadversión generada entre las cabezas de Grupo Pachuca y Grupo Orlegi tuvo, al menos, dos puntos de quiebre: el Tri y el Ascenso MX.

La disputa por los derechos de transmisión de la Selección Mexicana provocó el primer desencanto entre ambos directivos en 2017. Irarragorri, tuvo un papel importante en la toma de decisiones para mantener el negocio en casa, entre Televisa y TV Azteca y no abrir una posible negociación con el mercado internacional, que de acuerdo a Martínez Patiño ofrecía más dinero y mejores condiciones a favor del futbol mexicano. Aquí fue donde la cordialidad se rompió entre ambos.

En abril de este 2020, los directivos chocaron nuevamente con la desaparición del Ascenso MX, supuestamente impulsada por Alejandro Irarragorri. Martínez Patiño se opuso inicialmente a la propuesta y eso generó otro roce que escaló al punto en el que el mandamás de Orlegi retó públicamente a su contraparte hidalguense, quien optó por un perfil discreto en aquella disputa.

Tras ese choque ha existido una tensa calma entre ambos clubes, misma que se podría romper este sábado cuando Santos y Pachuca decidan quién clasifica a la Liguilla y se lleven a casa el dulce sabor de haber eliminado a su odiado rival.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID