Orizaba, Ver.- Claudia Cuauhtémoc Sosa, trabajadora social con 22 años de antigüedad, adscrita al Hospital General Regional (HGR) en Orizaba, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz Sur, compartió que nunca imaginó enfrentar una emergencia sanitaria como la causada por la COVID-19.

Reconoció que, como ante todo evento nuevo y no esperado, hubo temor e incertidumbre; sin embargo, al igual que el resto de sus compañeras, se sobrepuso y refrendó su compromiso y espíritu de servicio para participar en forma activa en la atención directa de los pacientes.

Detalló que determinados días a la semana, ingresa al piso COVID-19 del HGR, y como parte de las actividades normadas, realiza un recorrido por cada cama para verificar ingresos y egresos, mantener actualizados los listados de números de contacto con sus familiares y verificar la documentación administrativa, entre otras actividades.

Agregó que establecen comunicación con los pacientes para conocer sus inquietudes, e incluso brindarles apoyo emocional. “Nos constituimos en un enlace entre pacientes hospitalizados, quienes por las características propias de la enfermedad, no pueden tener acompañantes en el piso, y sus familiares, por ejemplo para enviarles cartas o exponerles alguna solicitud de objeto personal”,  explicó.

En el marco del Día del Personal de Trabajo Social, Claudia Cuahtémoc mencionó que para la práctica de esta disciplina, se requiere preparación académica, personal y espiritual, sin perder la sensibilidad y el toque cálido para evitar tratar a los pacientes como un número más.

“En cambio, otorgarles respeto y calidez, tratándolos con nombre y apellido, en particular, en situaciones tan difíciles como las derivadas de emergencias sanitarias como la que actualmente se vive”, enfatizó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here