Por Inocencio Yañez

Resulta verdaderamente grave para los mexicanos que el presidente  Andrés Manuel López  Obrador, al conocer el proyecto del ministro Luis Maria Aguilar, que propone declarar  inconstitucional  su consulta para enjuiciar a los expresidentes, pida a los operadores del derecho que resuelvan tomando en cuenta el sentir del pueblo y no conforme a derecho, porque  eso significaría no hacer diferencia  entre política y derecho, significaría  a la vez, como lo ha dicho, poner por encima del derecho un criterio particular de justicia, lo que terminaría sustituyéndolo nuestro sistema de justicia por un sistema de privilegios, que legalizarla  su política  de castigar actos de enemigos que en sus amigos no se castigan, porque en los primeros son aportaciones y en los segundos corrupción.

Todo esto deja a los ciudadanos  en estado de indefensión porque ya no existirá reglas generales sino consignas para juzgar, lo cual pulveriza el Estado de derecho. Nuestro país  al constituirse se dio una Constitución  y es ella la que valida viejas y nuevas leyes conforme a las cuales deben resolverse nuestras controversias y juzgar de acuerdo a lo que ellas digan, porque somos ya un Estado constituido jurídicamente  y de ninguna manera al capricho de un presidente, que no está por encima de la ley

Esa es la razón  de que la política puede poner en movimiento los órganos del Estado pero no sustituirlos, porque la misma reforma para que sea válida debe hacerse conforme al procedimiento que la misma marca, con mucho mas razón su aplicación, que siendo la ley voluntad del pueblo, debe estar fuera  de la influencia  de grupos o personalidades, por poderosas que sean.

Es conocido que en EE. UU., se busca que ni la opinión pública influya en las resoluciones de los jueces.  Es una total ruptura  de principio a fin  del Estado de derecho que AMLO ha hecho con una consulta que  ni si quiera sería necesaria si en verdad  tuviera los elementos para enjuiciar a los ex presidentes, pero como no los tiene, acude a estas tretas para entretenernos mientras su equipo saquea el país.  Ahora que si tiene las pruebas que las presente y los consigne y ya, para que tanto circo.

El circo es lo que se reprueba. La conducta de Amlo destruye nuestra certeza jurídica  y nos lleva a un país sin ley y a una guerra de todos contra  todos, por eso las gentes decentes se están bajando de este nefasto proyecto, antes que queden como cómplices de la mayor estafa que han sufrido los mexicanos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here