Sin embargo, como ya fue debidamente aclarado, la imagen que circuló en algunos medios de comunicación realmente se trató de un desayuno entre la dirigencia estatal panista en el conocido restaurante Casa Veracruz y no de una reunión entre el senador y el gobernador de Veracruz.

Está claro que Fernando Yunes Márquez está desesperándose porque su imagen está muy deteriorada al haber manejado pésima la crisis de contagios COVID19 que mantiene al puerto de Veracruz como el primer lugar del estado con mas riesgos de contagios con mas de 6 mil casos positivos.

A eso le sumamos que tampoco rinde cuentas claras pues compró a la mayoría de los ediles del cabildo, incluyen los del PRI y MORENA y que tiene al municipio como el segundo de mayor deuda pública, sólo por debajo del municipio de Coatzacoalcos mal representado por el alcalde morenista Victor Carranza Rosaldo.

El municipio de Veracruz enfrenta además de la pandemia, la deuda pública, una ola de asaltos diarios afectándose en primer lugar los comercios de la zona centro, en segundo lugar los de las zonas de mercados y en terceros los expendios estilo Oxxos y Yepas que todos los días sufren asaltos y los empleados violencia, ante la indiferencia del alcalde que nada hace con su polícia municipal.

Otro de los graves problemas que enfrenta el municipio de Veracruz, es la corrupción en el gabinete de Fernando Yunes, donde la mayoría de los directores asalta con anuencia municipal pues tienen la encomienda de pasar una cantidad al edil, que por eso, se hace de la vista gorda ante las corruptelas de sus directores de obras públicas, de comercio, de parques y jardines y todos los que usted se imagine.

No extraña la guerra sucia que Fernando Yunes abre contra Julen Rementería y probablemente contra su hijo el diputado Bingen Rementería porque este último aspira a ser próximo alcalde del PAN a la alcaldia y Fernando aspira a reelegirse aunque también ha trascendido que su hermano Miguel Ángel Yunes estaría contemplando la posibilidad de ser candidato por Veracruz.

Las guerras sucias solo hablan de la desesperación de los políticos cuando saben que no realizan un buen trabajo. Les entra ansiedad porque quieren que las circunstancias siempre les sean favorables y Fernando Yunes es de esos políticos acostumbrados a la intriga y traición y al abuso… tienen buen maestro, su padre Miguel Ángel Yunes Linares que ya negoció primero con Cuitláhuac García la designación reciente de magistrados. No tiene mucha moral Fernando para acusar a Julen Rementería, cuando ellos ya negociaron primero. La carrera política de los Yunes está basada en la TRAICIÓN. ¿Pensarán que la ciudadanía no lo recuerda?.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here