Abreu y Freeman conquistan los premios al Jugador Más Valioso

Nueva York, E.U.

José Abreu, toletero de los Medias Blancas de Chicago, fue nombrado el jueves el Jugador Más Valioso de la Liga Americana, una recompensa por el poder que aportó para que el equipo se clasificara a los playoffs por primera vez desde 2008.

El primera base cubano figuró en 21 de las 30 papeletas a primer lugar en la votación realizada por la Asociación de Cronistas de Beisbol de Norteamérica (BBWAA).

El dominicano José Ramírez, antesalista de Cleveland, finalizó segundo en la votación. El tercer puesto fue para DJ LeMahieu, pelotero de cuadro de los Yanquis de Nueva York.

Freddie Freeman, primera base de los Bravos de Atlanta, ganó por amplio margen el premio en la Liga Nacional, coronando un año desafiante en el que contrajo el COVID-19 y llegó a sentirse tan mal que le imploró a Dios: “Por favor, no me lleves”.

Freeman recibió 28 de los 30 votos a primera lugar por parte de la BBWAA. Mookie Betts, jardinero de los Dodgers de Los Ángeles, obtuvo los otros dos, para ser segundo, mientras que el dominicano Manny Machado, antesalista de San Diego, se ubicó en el tercer sitio.

Abreu lideró las Grandes Ligas con 60 carreras impulsadas y 148 bases totales. Encabezó la Liga Americana con 76 hits y un slugging de .617. Jugó en los 60 juegos de la campaña abreviada por la pandemia, y Chicago se clasificó como comodín.

El jugador de 33 años bateó para .317 con 19 jonrones. Disparó seis bambinazos en una serie de tres duelos ante los Cachorros a finales de agosto.

Esa andanada de cuadrangulares en el Wrigley Field fue parte de una racha de Abreu, que bateó de hit en 22 juegos consecutivos. Se trató de la seguidilla más larga de su tipo en el año.

Abreu fue el Novato del Año de la Americana en 2014. Se le ha elegido al Juego de Estrellas en tres ocasiones.

Es el cuarto pelotero distinto de los Medias Blancas que ha obtenido el premio al Más Valioso, uniéndose a Frank Thomas (1993-94), Dick Allen (1972) y Nellie Fox (1959).

En un año afectado desde la pretemporada hasta la Serie Mundial por la pandemia, quizás fue simbólico que uno de los premios principales del año fueran para un pelotero que contrajo el virus.

Tres semanas antes de que se inaugrara la campaña con demora a finales de julio, la temperatura corporal de Freeman ascendió a 40 grados centígrados (104,5 Fahrenheit). El pelotero perdió el sentido del gusto y del olfato. En un momento, recordó, decidió rezar.

“No estaba listo”, relató en la transmisión de MLB Network, luego de ser anunciado como el ganador por Dale Murphy, dos veces Jugador Más Valioso con los Bravos. “Tuve un comienzo lento. Simplemente no sabía cuándo recuperaría la fuerza en las piernas”.

Los premios se han entregado desde 1931.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COVID