La ONU que apunta hacia una de las claves para revertir el hambre en el mundo: la agricultura ecológica a pequeña escala.

Cada vez son más las voces que lo proclaman: la agroindustria no es la solución.

“Los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo necesitan un giro en este paradigma y pasar a una auténtica intensificación de la agricultura ecológica”.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo además señala que el camino para avanzar hacia la erradicación del hambre en el mundo es pasar a un modelo basado en el desarrollo rural y en el protagonismo de la agricultura ecológica y local. Un desarrollo que favorecería la igualdad de acceso a los recursos y la mitigación del cambio climático.

¿Por qué el veganismo debería apoyar a los pequeños agricultores?

Pero la realidad de momento es otra: debido a que las multinacionales continúan comprando tierras en los países subdesarrollados, las frutas y verduras siguen trasladándose distancias enormes para llegar del campo a la mesa, con la consiguiente emisión de CO2, y los alimentos transgénicos y pesticidas siguen ganando terreno en el negocio de la agricultura. Frente a esta modelo de negocio, es necesario abrir paso a la agricultura a pequeña escala y ecológica.