Argelia recupera la calma, por lo pronto
mayo 17, 2019
El talento como puente en la relación UKMX
mayo 18, 2019

Las decisiones del pueblo sabio

14 de Marzo de 2019

A casi un mes del Venezuela Aid Live, las miradas internacionales prefieren voltear a otro lado. Lo que suponía el inicio de una revolución, terminó en la nada sobre la nada.

Diplomáticos estadunidenses y colombianos abandonaron el país. Los señalamientos por parte de Washington D.C. se enfrían y Juan Guaidó parece sólo el galán de una telenovela, un rock star.

Los camiones con ayuda humanitaria fueron quemados, no hay electricidad, pero ambas partes no cesan de culparse y declarar, por un lado, que la revolución bolivariana está más fuerte que nunca y, por el otro, que la revolución y el cambio está por venir, “ya merito llegan”.

Nicolás Maduro aún no concluye con su festival de la estupidez y culpa de todo “al imperio”, esas fuerzas malignas que buscan apropiarse de Venezuela. Discursos rancios.

La situación de Venezuela está cada vez más lejos de resolverse. Ambas facciones rayan en lo ridículo y sólo representan dos versiones de la misma mala historia.

El pueblo venezolano requiere políticos de alto nivel, estrategas, negociadores y, sobre todo, la voluntad de darle al “bravo pueblo” abundancia y paz social. Un entramado político y económico que continúa sangrando a la población civil.

¿Y LOS BRITÁNICOS?

Como es sabido, el pueblo bueno y sabio (con sus características fobias, paranoias e imaginaciones) llevó al Reino Unido a una encrucijada al votar por la salida de la Unión Europa. Una decisión basada en sentimientos nacionalistas, racismo y xenofobia.

Reino Unido ya ha rechazado dos veces el acta de divorcio  y no se quiere ir sin un acuerdo previo. Sólo quedan dos semanas antes del plazo fatal y las próximas horas son cruciales. Es posible que hoy sea votado el retraso de la aplicación del Brexit, lo que les daría un respiro hasta el 30 de junio.

Pocas opciones para los británicos: una prórroga, un acuerdo expedito o la revocación de la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa.

Sirva el proceso del Brexit de reflexión acerca de las decisiones tomadas por “el pueblo bueno y sabio”, decisiones poco analizadas y muy viscerales.

POST SCRIPTUM

Mientras el mundo tiene los ojos puestos en Venezuela, Haití se encuentra abandonada y en el olvido de la comunidad internacional. Sin ayuda humanitaria, sin comida, sin conciertos, sin pronunciamientos. ¿Un doble rasero?

Once millones de personas sobreviven en el desabasto; 70 por ciento de la población vive en condiciones paupérrimas. Haití es una de las naciones más pobres del planeta, los niños viven en condiciones de insalubridad, los gobiernos han sido nefastos, corruptos que explotan al pueblo.

El descontento popular y las protestas reprimidas por el incompetente presidente Jovenel Moise podrían poner a la nación caribeña al borde de la guerra civil.

¿Aquí no aplica el intervencionismo humanitario? ¿Por qué a nadie le importa? ¿En el tablero geopolítico es irrelevante Haití? Las “acciones humanitarias” de las potencias siguen siendo tan hipócritas como inmorales.

                Twitter: @kimarmengol