Médicos de Psiquiatría realizan paro ante pagos retenidos desde 2018
mayo 18, 2019
Aseguran 4 tomas clandestinas en Jalisco
mayo 18, 2019

El tipo de barba que mejor va con la forma de tu cara

Al igual que ocurre con el corte de pelo, no a todos los hombres les favorece el mismo tipo de barba. El objetivo de dejarse crecer el vello de la cara es realzar determinadas facciones logrando un equilibrio y para ello hay que jugar con los volúmenes y los contrastes de una manera acertada. Quien determina cómo hacerlo es la forma de tu rostro, tal y como advierte Mario Melgar, gerente de Bearbero: “Cada cara tiene una estructura particular, por lo que sus posibilidades son infinitas”.

El vello en el rostro puede suavizar o pronunciar tus facciones
El vello en el rostro puede suavizar o pronunciar tus facciones – Instagram

Es por tanto fundamental hacer el ejercicio de ponerse delante de un espejo y analizar lo que ves. “A la hora de escoger el tipo de barba que mejor sienta a nuestro rostro, debemos pensar en una barba que rompa con la simetría de la cara”, explica Jaume Martí, uno de los socios y barberos de Barbers Crew, quien asegura que “podemos englobar los rostros en seis grandes grupos: ovalados, circulares, cuadrados, rectangulares, triangulares y triangulares invertidos”. Estas siluetas serán la clave, solo así darás con la fórmula idónea de longitud y densidad.

A cada rostro, su barba

Comencemos hablando de las caras ovaladas, las más versátiles y sencillas de vestir porque se adaptan con facilidad a cualquier cambio. Quien tiene un rostro con esta forma tiene la suerte de poder decantarse por cualquier opción, ya que ninguna chirriará al lucirla. Desde la barba de tres días (o mejor dicho una perfectamente cuidada que simule este efecto) hasta las más densas, todas ellas soportan sus ángulos suaves sin minimizar este efecto.

La densidad y la longitud de la barba viene determinada por la cara
La densidad y la longitud de la barba viene determinada por la cara – Instagram

Los de forma cuadrada no corren la misma suerte, pues deberán alargar la zona del mentón y crear líneas nítidas por los laterales para potenciar la mandíbula de manera ovalada. Las perillas y barbas circulares son por tanto su mejor recurso.

En el caso de las redondas, el objetivo es el contrario pero se logra de una forma similar. Tratar de jugar con la longitud es la clave para que la cara adelgace por lo que hay que afeitar la zona de los pómulos y cargar de frondosidad la barbilla, como por ejemplo con una barba candado.

Totalmente contrario es el fin buscado cuando se trata de un rostro rectangular, que no es otro que el de redondearlo. Para ello, nada como dejar más densos los laterales y corta la zona inferior por lo que los bigotes suelen ser muchas veces mejor recurso que las barbas.

Por último están las caras en forma de triángulo, a las que, según Jaume Martí, “les sienta mejor una barba redonda o cuadrada. Romper con la simetría del rostro es la clave”; y las de triángulo invertido, en las que también se recomienda llevar los lagos más cortos y la zona de la barbilla más peluda.

Al final se trata de “determinar la imagen que se quiere proyectar hacia los que los rodean, pero sobre todo cómoda y fácil de mantener, aunque a la vez sea una barba muy personal” cuentan desde Bearbero, quienes recuerdan que “para conocer la forma de barba más apropiada lo mejor es dejarse aconsejar por la profesionalidad del barbero”.