CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A punto de cumplir dos meses en huelga, autoridades y líderes del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) zanjaron parte de sus diferencias y  acordaron reunirse en los próximos días.

En un comunicado, el secretario general de la UAM, José Antonio de los Reyes Heredia, consideró que “hay coincidencias” con los trabajadores respecto al proyecto de Convenio General que fue entregado en la reunión anterior y da respuesta a 25 de las demandas contenidas en el segundo pliego petitorio sobre el cumplimiento del contrato colectivo de trabajo.

window._taboola = window._taboola || ;
_taboola.push({
mode: ‘thumbnails-b’,
container: ‘taboola-mid-article-thumbnails’,
placement: ‘Mid Article Thumbnails’,
target_type: ‘mix’
});

La representación de la Universidad, dijo, analizará las observaciones planteadas por el Situam  para hacer algunos ajustes, “en el entendido de que lo esencial de la propuesta que tiene que ver con el segundo emplazamiento, prácticamente es coincidente entre ambas partes”.

De los Reyes Heredia reiteró el aumento salarial del 6.45%, pues aseveró que la institución ya no puede ir más allá; además  ha dado respuesta a todas las inquietudes del sindicato  con propuestas a los dos emplazamientos a huelga planteados.

googletag.display(‘div-gpt-ad-1431643190681-0’);

Expresó que la situación de la institución educativa es preocupante debido a que las afectaciones económicas son cada vez mayores, “de decenas o cientos de miles de pesos”, dependiendo de cada uno de los proyectos, lo que multiplicado, añadió, es enorme.

Investigaciones asociadas a las ciencias biológicas, de la salud y de materiales, entre otras, fueron interrumpidas de manera drástica y tendrán que retomarse desde cero, lo que, señaló, significa una inversión que tendrán que hacer las diversas comunidades académicas.

Apuntó que otras de las afectaciones radican en la interrupción de clases de más de 58 mil 600 alumnos, así como de muchos programas de difusión de la cultura que impactan a la sociedad en su conjunto.

Por ello, urgió al sindicato a seguir con la negociación para alcanzar acuerdos a fin de que la huelga cese y la comunidad universitaria pueda regresar a laborar en el menor tiempo posible.

“La Universidad ya no aguanta mucho estar cerrada; hemos sufrido los embates de este conflicto laboral” señaló el secretario general y confió en que las coincidencias se cristalicen en acuerdos para que le Sindicato  pueda terminar la huelga a la brevedad.

Ayer, en otro comunicado, la UAM explicó por qué no puede ampliar su oferta de incremento salarial y destacó que como universidad pública, depende financieramente de los recursos públicos que recibe de la Federación, los cuales sólo se incrementaron el 3.39 % este año, y representa un decremento real, debido al incremento de los costos de servicios e insumos, por encima de ese porcentaje.

En diez puntos, la Universidad argumento que el porcentaje de aumento que ofrece está muy por encima de la que han presentado otras universidades públicas, aseguró que la oferta en este año es más alta que el incremento del presupuesto y alcanza a romper el tope salarial.

Aseguró que comprendía la inquietud de los trabajadores, por ello presentó la oferta salarial sin tácticas de especulación, es decir, sin un incremento menor que después pudiera aumentar para producir el efecto de que se concedió algo extra.

Al diseñar la oferta salarial que la Universidad hace al sindicato, señaló,  se procede en forma responsable a fin de mantener la viabilidad de la universidad y explicó que este año el pago de salarios y prestaciones equivale al 86% del total del presupuesto asignado, monto con el que se cumplen los compromisos contenidos en el Contrato Colectivo de trabajo, y sólo 14% para sostener toda la operación institucional.

De igual forma, reitero que la universidad no es una fábrica ni una empresa que obtiene ganancias económicas con el trabajo de sus asalariados, ni decide arbitrariamente los salarios que otorga, aseveró, pues se ubica dentro de los recursos federales asignados por la Secretaría de Hacienda a las universidades públicas.

Además, subrayó que las autoridades universitarias no son las propietarias de la institución, sino trabajadores académicos que administran y gestionan temporalmente los recursos, y quienes dedican un esfuerzo adicional a sus tareas de docencia e investigación, o que en su defecto afectan de diversas maneras sus carreras académicas.

Por último, aclaró que la administración de los recursos financieros está sujeta a la normatividad para el ejercicio del presupuesto recibido; por ello no se puede hacer cualquier movimiento con los fondos y se debe rendir cuentas de ellos en forma permanente.

googletag.cmd.push(function() { googletag.display(‘div-gpt-ad-1455222971450-0’); });